Lisa Khorev
Lisa Khorev
Dublin, Ireland

First Course:
Galway, November 2011

Desde que puedo recordar he tenido una tartamudez. Y desde que puedo recordar ha dictado la mayor parte de mi vida.

En la escuela primaria, no me molestaba tanto hasta que me cambié a una escuela nueva y me acosaban por mi tartamudez. Esta experiencia verdaderamente aplastó mi confianza y me hizo odiar a mi tartamudez y también creó mucho auto-odio. Así que desde ese punto, me convertí extremadamente encubierta con mi tartamudez. Usaba todo truco y palabra para terminar enunciados. Algunos de estos incluían 'como', 'emmm', 'cómo se dice' e incluso iba tan lejos como pretender que olvidaba lo que iba a decir.

Este ciclo de ocultar mi tartamudez y anticipar conversaciones se volvió muy cansado. Sentí que nunca estaba expresando mi personalidad por completo y no era la verdadera yo. Años más tarde en la escuela secundaria, recibí un último set de sesiones de terapia del habla y mi terapeuta me habló sobre el Programa McGuire. Una vez que terminé mi terapia y me di cuenta que nada había mejorado, decidí tomar cartas en el asunto así que apliqué para el Programa McGuire.

Durante el proceso de aplicar y esperar a que llegara mi primer curso, realmente no sabía lo que me esperaba. Entonces en noviembre del 2011, llegué un miércoles por la tarde al Hotel Salthill en Galway. Apenas llegué al hotel y me di cuenta que algo nuevo y maravilloso me esperaba en los próximos días. Así que después de 3 días de trabajo duro y de empujarme a mí misma para superar mi tartamudez, finalmente tenía la voz que se había suprimido por mi tartamudez por tanto tiempo. Me sentía en control, tranquila, confiada y extremadamente feliz.

Antes de llegar al Programa McGuire, nunca hablé o le mencioné a alguien sobre mi tartamudez pero ahora me siento cómoda al decirle a las personas que soy una persona con tartamudez. El Programa McGuire me ha permitido hacer cosas que nunca pensé que iba a ser capaz de hacer incluyendo presentaciones en la universidad, entrevistas de trabajo, hablar con gente nueva y sentirme cómoda en mi propia piel como una persona con tartamudez. También conocí a tantas personas que entienden exactamente lo que significa vivir con una tartamudez y he hecho algunos grandes amigos que me apoyan en mi camino.

El sistema de apoyo que ofrece el Programa McGuire permite la habilidad de hablar con cualquiera en el programa, ya sea para recibir consejos o para practicar en tu habla. Con este sistema de apoyo nunca vas a sentir que estás solo cuando las cosas se ponen difíciles. Finalmente, sólo quisiera decir que el Programa McGuire realmente ha cambiado mi vida. Ha puesto una actitud mucho más positiva en la forma en como me veo a mí misma y mi vida. Me ha permitido ver que la tartamudez no debe detenerme a mí ni a nadie de las cosas que quieran hacer. Ahora puedo decir con alegría que soy una persona con tartamudez y que estoy trabajando duro en mi habla para superarlo.