Merunas Patumsis
Merunas Patumsis
Kildare, Ireland

First Course:
Galway, November 2010

Un joven y ambicioso muchacho, lleno de grandes ideas y deseos de lograr sus sueños, pero con miedo de tomar el siguiente paso, nunca el primero, raramente ganando, dejado en la sombra por su propia voluntad... Y todo esto solamente por una pequeña cosa – su tartamudez...

Así era como me veía a mí mismo hace un buen de años. La incompetencia que era vivir conmigo constantemente la compensaba con otras cosas - estudios, deportes, artesanía, etc, algo en lo que era muy exitoso. A pesar de esto, los años en la escuela y tiempos durante exámenes en la universidad puedo recordarlos sólo a través de sentimientos de vergüenza, estrés y continua decepción - decepción en mí mismo. Los momentos de desesperación me guiaban constantemente a través de las decisiones que tomaba en mi vida.

Después llegó el entendimiento de que ésta debía de ser mi forma de vivir y poco podía cambiar ahí. Sólo acepté la realidad. Tenía que aceptarlo y vivir con ello - Simplemente no le veía otra opción.

Poca esperanza tenía cuando escuché sobre el Programa McGuire - "Ahh, otro de estos." Tal vez eso influyó en mi posponer y retraso del tiempo para unirme, hasta que la vida me empujó en una esquina y decidí darle una oportunidad. De todas formas - No tengo nada más que perder, pensé.

Encontré el curso muy interesante, y ¡Vio-la! - ¡Estaba funcionando! Minuto a minuto, sesión a sesión, día a día mi confianza estaba creciendo hasta que empecé a creer que PUEDE HABER otro camino que vivir constantemente con estrés y decepción. ¡Había otra vida! La vida de la libertad, ¡donde no tienes que pensar sobre cómo decir una palabra antes de decirla! ¡Sin cambiar palabras! ¡Sin esperar por un momento 'perfecto' para decirlo! ¡Sin escoger la situación 'correcta'! Ni si quiera tengo que esperar que llegue un 'buen día' en el que mi tartamudez no sea tan severa para tratar de persuadirme a mí mismo de que no está influyendo mi vida!

Me tomó tiempo para digerir por completo qué había pasado después del primer curso y para probarme a mí mismo que esto no era sólo una mejora temporal. Recibí excelente apoyo constante de los otros miembros del programa, Coaches y Director Regional. Cada llamada, cada consejo, cada meta que se fijaba para trabajar en mi habla y gloriosa satisfacción al lograrlo era un pequeño ladrillo para construir mi propio castillo de confianza y auto realización, ¡hasta que pude luchar con el miedo de hablar y sentimientos negativos fuera del territorio que ocupaban en mi vida!

Sí, todavía tengo una tartamudez, pero ahora soy yo quien la controla en lugar de que ella me controle a mí. Sí, todavía puedo tener bloqueos o turbulencias cuando me descuido ligeramente en mi habla, pero ahora sé que si la tartamudez nuevamente intenta llevarse mi fluidez, mi confianza, incluso mi dignidad, nunca podrá llevarse mi diafragma, ¡el cual aprendí que juega el rol principal en mi forma controlada de hablar!

Lo que es más importante - ¡Siempre tendré mi técnica, mi experiencia positiva, el fantástico apoyo que me levantará nuevamente! Hasta la perfecta calidad de vida, ¡la calidad con la cual sólo podía soñar cuando era un niño! Sí, tengo que aprender tantas cosas en cuanto a comunicación que son tan comunes para otros, pero es mil veces mejor sentirse como si estuvieras de regreso en la escuela en lugar de estar sentado en el asiento de atrás en un auto lujoso sin un conductor en él, ¡y pretender que la vida es segura y hermosa a tu alrededor!

No más ilusiones, sólo una vida real con todos sus emocionantes retos, pruebas, metas y sueños ¡que finalmente pueden ser cumplidos! Cuando alguien me pide que describa mi vida ahora, la única forma en la que la puedo ver es como imaginar dos mundos, separados por una pesada y alta puerta de madera, la cual no fue fácil de abrir, pero cada esfuerzo, cada sufrimiento, cada gota de sudor ¡valió la pena un millón de veces! ¡Y que satisfacción después! ¡Estoy tan feliz de haberme unido a este programa y tan agradecido con todos quienes me guiaron en este camino de libertad!