Kaustav Ghosh
Kaustav Ghosh
Mumbai, India

First Course:
Bengaluru, May 2014

Mi primer recuerdo de la tartamudez fue en la escuela cuando solía tener bloqueos muy malos mientras leía historias en voz alta o cualquier lectura en la escuela. A pesar de que la gente no se reía de mí, ¡Me dolió mucho un día cuando un estudiante me llamó "discapacitado mental" en una fuerte discusión!

Solía evitar situaciones sociales como tomar parte en discusiones grupales, siendo parte de un grupo, y dando presentaciones orales eran siempre una pesadilla. Conforme entraba a la edad adulta, hablar con gente en el teléfono se convirtió en una tarea difícil y prefería simplemente cortar el teléfono en vez de levantarlo y hablar con la persona del otro lado de la línea.

Mi tartamudez dictaba mi vida. Me prevenía de socializar mucho con niños en la escuela, subconscientemente me hizo elegir mi camino profesional donde no tuviera que comunicarme mucho con gente. Por lo que recuerdo, luché a lo largo de mi vida pero siempre tenía la esperanza de que estaría bien cuando creciera.

Pero al crecer, me di cuenta que era solo una ilusión, ¡Ya que mi tartamudez nunca se iría!

En el verano de 2014, a pesar de que me gradué de una universidad muy prestigiosa en India (BITS Pilani) con una Ingeniería, me sentía terrible ya que todavía tenía una tartamudez y sabía que mis responsabilidades del habla incrementarían significativamente después de graduación. Decidí que tenía que hacer algo sobre mi tartamudez; de otra manera, sería un gran obstáculo en mi vida. Coincidentemente, fue ahí exactamente cuando escuché sobre el Programa McGuire.

Asistí al curso inaugural en India y estuve sorprendido de ver los resultados en un monto tan corto de tiempo. La mejor parte del curso fue que me ayudó a entendr ambos aspectos, el psicológico y el fisiológico de la tartamudez. Su enfoque holístico me dio las herramientas y técnicas necesarias para tener el control de mi habla. El programa también me proporcionó con una maravillosa red de apoyo después del curso con gente tan servicial de todo el mundo, ¡Quienes están más que dispuestos a ayudarte en cualquier momento y motivarte con sus inspiradoras historias de cambio de vida! ¡Fue realmente una bendición para mí!

Por supuesto, han habido momentos en los que me sentí abajo y casi tengo recaídas después del curso pero gracias a la red de apoyo y a mis coaches quienes están disponibles en cualquier momento para ayudar a mantenerte disciplinado, ¡Rápidamente volví al camino!

También me gustaría mencionar la presentación que tuve que hacer durante mis prácticas a un grupo de gente de mayor autoridad sólo unos días después de mi primer curso McGuire. Típicamente, dar presentaciones en este tipo de situaciones siempre es una experiencia terrible para las personas que tartamudean. No fue diferente para mí. Sorpresivamente, después del curso estaba realmente emocionado en lugar de nervioso y no podía esperar para dar la presentación. Usando las "armas" que aprendí en el curso, dí la presentación y creeme, fue la mejor presentación que JAMÁS había dado en mi vida. Fue la primera vez que estaba lo suficientemente confiado para pedirle a mi gerente que me diera retroalimentación sobre mi presentación ¡Y a él de verdad le encantó mi nueva confianza encontrada! Ahí fue cuando me di cuenta de la importancia de la red de apoyo que McGuire te proporciona después de tu primer curso y cómo te mantiene moviéndote siempre para adelante.

También recientemente, tuve la oportunidad de dar una plática en una de esas sesiones de TISA (La Asociación India de Tartamudez por sus siglas en inglés) sobre la tartamudez y mi camino con ella. Nos dieron un espacio de 35-40 minutos para hablar, ¡Pero terminé hablando por 3 horas! Ni siquiera podía soñar con hablar durante 3 horas seguidas antes del curso, pero sí, McGuire lo hizo posible. No me había preparado para una sesión de 3 horas pero el entusiasmo de los miembros de TISA y la calidad de la discusión ¡Hizo que la sesión durara por tanto tiempo! ¡No puedo expresar lo feliz que me sentí cuando uno de los miembros de TISA se acercó a mí después de la sesión y me dijo lo elocuentemente que hablé y cómo fui capaz de mantener la sesión tan interesante!

Después de ese día, mi confianza alcanzó un nivel diferente. De hecho estaba empujando mis zonas de confort para hacer cosas que jamas había imaginado. Incluso los miembros de mi familia y amigos cercanos se han dado cuenta de mi nuevo poder encontrado en mi voz y están muy satisfechos con las técnicas con las que McGuire me dotó.

Para todos aquellos que están perdidos en este punto en la vida donde no saben qué hacer con su tartamudez, yo les recomiendo altamente el Programa McGuire ya que no es como otros programas de terapias de lenguaje que los efectos disminuyen o incluso se desvanecen en un par de semanas o meses. Gracias al enorme grupo de apoyo y las técnicas que te proporciona el Programa McGuire, un poco de trabajo duro y dedicación desde tu lado ¡Te puede ayudar a comenzar tu camino en convertirte en un orador elocuente!

Así que sí, el Programa McGuire te proporciona un enfoque completamente diferente que la mayoría de las terapias de lenguaje pero sí, es tu trabajo duro y determinación los cuales te ayudan a alcanzar tu meta de convertirte en un orador elocuente.