Superando Tartamudez
Jared Ballesteros
Torreón, México

First Course:
March 2016

Transformé mi más grande limitante en mi mayor fortaleza.

Mi tartamudez inició alrededor de entre los 11 y 12 años, al principio lo tomaba como algo normal, un susto que tuve en la infancia y hasta se me hacía algo chistoso, a esa edad no le tomaba importancia a nada, era el típico niño que siempre sonreía en todo momento, nada ni nadie podía quitarme esa sensación de felicidad que poco a poco fue desapareciendo.

Conforme fui creciendo mi condición también lo hacía, entre más maduraba yo también lo hacia mi tartamudez que se fue convirtiendo en un monstruo que ya no pude controlar. Me volví muy serio, muy tímido, no quería que las personas que no me conocían supieran mi secreto a voces. Mis mayores temores eran exponer en clases, presentarme con gente nueva, hasta decir un simple buenos días, se escuchará sencillo, pero para mí era un reto muy grande.

Acudí con especialistas, terapias de lenguaje, psicólogos, miraba videos en internet, intenté muchos métodos para poder volver a ser como antes. Llegué a un punto donde toqué fondo, tenía una inseguridad muy grande en mí, las distorsiones, bloqueos, congelamientos, llegaron al punto que no podía pronunciar mi nombre, algo que no se le deseo a nadie.
Después de intentar muchas soluciones que no me servían para nada miré en la televisión que estaban hablando de un programa para ayudar a personas con esa condición, se llamaba Programa Mcguire después de verlo inmediatamente lo busqué en internet, empecé a ver videos de como entraban las personas y como salían, me quedé sorprendido y fue en ese momento que quise formar parte de ese programa que hoy en día lo veo como la mejor decisión de mi vida.

Mi primer curso fue en Marzo del 2016, en Torreón, Coahuila, México. Me sentía muy nervioso, con muchas dudas de que si esto era realmente la solución que yo estaba buscando.

Mi primer día fue algo muy duro, estar frente a mucha gente sentado en una silla mirando a una cámara fue el fin y el principio de una nueva forma de vida. Conforme fue pasando mi primer curso me estuve dando cuenta por mí mismo que ya tenía control en mi habla, que ya podía decir lo que yo quiera sin ningún bloqueo. Una de las actividades era hablar por teléfono, uno de mis mayores miedos que cuando logré terminarlas tenía una cara de felicidad muy grande pero aun faltaría lo mejor, lo que nunca olvidaré. El día  que finalizo mi primer curso siempre lo recordaré ya que tenía el control absoluto de mi habla, me quedaba sorprendido de la elocuencia que tenía al momento de hablar, cuando hablé frente al público recuerdo mucho que nunca dejé de sonreír, me empezaba a dar cuenta que el Jared de antes había vuelto de nuevo, y cuando hable frente a las familias y amigos de los que participamos en este programa estaban sorprendidos, unos de ellos eran mi familia que acabando de hablar solté las lágrimas que no tenían fin, eran lágrimas de felicidad, de superación, aquellas que cambie de burlas y críticas a felicitaciones y aplausos. Me sentí una persona totalmente distinta o que también sentí volver a ser el mismo de hace unos años.

Saliendo de mi primer curso me comprometí a seguir mejorando a superar mis mayores retos que tanto trabajo me costaban, uno de ellos fue dar entrevistas. Nunca me hubiera imaginado salir en radio hablando y mucho menos del tema que tanto tiempo intenté evadir y que ahora se ha convertido en mi mayor razón para salir adelante.

Las situaciones retadoras ya no las veo como antes ya que en este programa me enseñaron las armas necesarias para poder afrontar estas situaciones sin ningún miedo o vergüenza, transformé mi más grande limitante en mi mayor fortaleza.

Si alguien se identifica conmigo les recomendaría que si existe una solución para poder controlar esta condición, que no se preocupen ya que no están solos y que hay mucha gente capaz para poder cambiarles la vida como lo hicieron conmigo.