Juan Pablo Villagra tartamudez stutter
Juan Pablo Villagra
Santiago, Chile

First Course:
Chile, May 2015

Me frustraba bastante el mostrar mi tartamudez...

Según mis padres, mi tartamudez comenzó a eso de los 4 o 5 años de edad, la cual fue tratada por un fonoaudiólogo y que dio buenos resultados. Sin embargo, ésta retornó mucho más compleja en mi adolescencia, a causa de la obesidad y depresión que me acompañaba en ese entonces. Recuerdo siempre, con mucha angustia, la cantidad de veces que tuve que exponer frente a mis compañeros de colegio y que no me salían las palabras. Me frustraba bastante el mostrar mi tartamudez y que a su vez se reflejara poco dominio frente a algunos temas, los cuales sí conocía.

Siempre agradezco a mi madre que me acompañó día y noche en este difícil proceso. Probé con medicina tradicional, tales como psiquiatras, psicólogos, fonoaudiólogos, etc, hasta medicina alternativa; Reiki, regresiones, hipnósis, etc.

Tal como explica el Programa McGuire, mi tartamudez era mayoritariamente encubierta; es decir, yo la sabía esconder muy bien, hablando de manera muy básica, con miles de frases pre-fabricadas y manejando gran cantidad de sinónimos de cada palabra. Es muy estresante tratar de esconder diariamente algo tan visible como el habla. Descubrí el programa viendo unos documentales sobre tartamudez en inglés. Existen varios y pueden buscarlo como "stutter" o "stammer".

Mi primer curso fue en mayo del 2015. Estaba muy ansioso y a la vez algo desconfiado también porque temía que pudiese ser un nuevo intento fallido. Fue justo cuando estaba en mis primeros años en el mundo laboral. Tuve muchas malas experiencias que me llevaron a buscar un nuevo tratamiento, a pesar de que ya había aprendido a querer mi tartamudez.

Me estaba enamorando de los resultados.

Mi experiencia durante y después de mi primer curso creo que fue mejor de lo que esperaba. Para las cosas que realmente me importan soy muy comprometido, y así me lo tomé. Recuerdo que rápidamente entendí la técnica implementada por McGuire y me estaba enamorando de los resultados. En cada curso estoy muy comprometido, a tal punto de ser muy exigente con los nuevos graduados, quienes siempre me dicen al final de cada curso que soy el más drástico. Creo que comprometiéndose realmente con el curso, los resultados pueden ser inimaginables.

Al salir de mi primer curso me comprometí a tratar de difundir lo más posible el curso, considerando mis redes de contacto en los medios de comunicación. Siempre lo trato de hacer por muy difícil que sea.

Ahora, enfrento las situaciones retadoras como el programa me enseñó y que realmente sirve. Practicando, saliendo de la zona de confort. También aprovechar la red de apoyo de graduados de McGuire, a través de Skype y WhatsApp. Siempre habrá alguien con quién practicar. Y bueno, obviamente nuestro cinturón costal.

Con el Programa McGuire hay esperanzas para comprender e ir Más Allá de la Tartamudez. Yo por ejemplo, hoy soy locutor de radio y Facebook Live. También publiqué un libro de humor junto a un gran amigo, y debemos presentarlo en municipalidades, universidades, colegios, programas de radio y tv en vivo para todo Chile.