Joven de Moffat, Charlie Dow de 15 años, Habla sobre su vida con una Tartamudez

Alumno de 15 años de la Academia Moffat ayuda a llamar la atención hacia el "Día de la Concientización de la Tartamudez"

McGuire Programme stutter stammer stuttering stammering beyond stuttering beyond stammering stuttering therapy stammering therapy

Charlie Dow

Todos tartamudean, todos se tropiezan sobre sus propias palabras de vez en cuando, es normal. Para la mayoría de las personas, tartamudear es una ocasión extraña que usualmente sucede cuando uno se siente abrumado, sin embargo, para el 1% de la población, es algo con lo que lidian cada día.

 

Charlie Dow, 15 años, de Moffat habló con DGWGO sobre su vida con una tartamudez en una honesta y emotiva entrevista, Charlie dijo "Soy un adolescente promedio, me gusta la música de rock, los videojuegos y hablar en internet. Sin embargo, soy diferente a todos los que conozco de mi edad de una manera: tengo una tartamudez. He tartamudeado desde los 9 años, ahora tengo 15, y cada día empeoraba y empeoraba.
Cuando ves a alguien que tartamudea, sólo vez la punta del iceberg, Debajo de todos los bloqueos del habla, trucos y risas hay emociones tales como auto-odio, vergüenza, y miedo. Evitaba toda situación del habla que podía, cambiaba palabras y no podía decir lo que quería por el miedo a tartamudear, tenía demasiado miedo de estropear mi habla como para hacer amigos. No podía ni decir mi nombre. Era el infierno para mí."
Charlie continuó "Recuerdo que en mi primer año de bachillerato, hubo un examen oral para francés. Mi tartamudez ya era mala en inglés, ¿pero en un idioma desconocido? Fue absolutamente terrible. Recuerdo pasar dos minutos en el primer enunciado antes de que mi maestra me dijera que me sentara y tuve que tomar la caminata de la vergüenza con miradas de mis compañeros siguiéndome a través del salón. Luego están todas las pláticas requeridas en clase de inglés. Cuando intentaba, siempre me iba sin una sola palabra. La escuela como una persona que tartamudea en general fue muy difícil para mí. No podía pedir ayuda en clase nunca, no podía pedir mi propio refrigerio y no podía ser social con mis compañeros de clase. Honestamente era lo peor.
Mi mamá siempre me ha apoyado y ayudado, así que cuando mi impedimento del habla se hizo más notorio, me agendó para terapia de lenguaje a la cual asistí durante cuatro o cinco años. Mi terapeuta de lenguaje realmente me ayudó y era muy amigable, sin embargo, cuando parecía que habíamos hecho cualquier avance engañando a mi tartamudez, volvía peor que antes y de repente, volvíamos al inicio. Aquí fue cuando me presentaron al Programa McGuire."
Charlie también dijo "Si piensas en el inicio del 2018, puede que hayas visto un documental en ITV llamado "School for Stammerers (Escuela para Personas que Tartamudean)". Recuerdo ver este documental, ver cómo otros con una tartamudez la superaban a través de este programa. Inmediatamente hice que mis padres me inscribieran y después de ahorrar, fui a mi primer curso en Stirling el Noviembre pasado.
La pimer noche fue la más dura, tenía que hacer una entrevista frente a mucha gente, y para el final estaba temblando, pero estaba feliz de haberlo logrado. Por los siguientes días, desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche, estuve en un salón en un hotel, sentado derecho con mis manos sobre mis costillas, trabajando en mi respiración y mi habla. Fue trabajo difícil y cansado pero extremadamente efectivo. Todo culminó en salir a las calles de Stirling y hablar con 100 extraños.
Estaba haciendo frío y estaba lloviendo y mi mamá forzó como una docena de capas en mí, así son las mamás, y mi coach y yo fuimos para hablar con algunos extraños. Al principio, fue espantoso; estaba asustado cada vez que le preguntaba la hora a alguien, pero fue mejorando. Eventualmente, empecé a revelar mi tartamudez a la gente, todos me apoyaron mucho y comencé a divertirme, usando mi habla como un deporte y no lo veía más como un impedimento.
Esta mentalidad evolucionó por los siguientes días en el curso, y sigue evolucionando al día de hoy mientras trabajo en mi habla. El Programa McGuire ha hecho tanto por mí y estoy extremadamente agradecido. He decidido escribir este artículo porque este 22 de octubre, es el día internacional de la concientización de la tartamudez, y quería compartir mi historia. Para mostrarle al mundo que a pesar de este impedimento del habla puedo trabajar duro para ser un orador elocuente y articulado, y para mostrar a cualquiera con una tartamudez, que tú también puedes serlo."