Sintiéndose cómodos mientras superan su tartamudez en Lima, Perú

El día miércoles se presentaron 4 nuevos estudiantes para ir Más Allá de la Tartamudez, con el acompañamiento de 3 graduados para reforzar su proceso. Los nuevos estudiantes así como toda persona nueva que entra al curso, tenían dudas respecto al programa. Preguntándose: ¿Qué tan efectivo iba a ser este curso? ¿En realidad se podrá controlar mi tartamudez esforzándome solo en 4 días? Estas y otras interrogantes pasaron por su mente. Conforme iba avanzado la sesión del programa, los nuevos estudiantes se sentían cómodos, tranquilos y en confianza ya que todos éramos personas con tartamudez.

El día jueves, inicio formal del cuso, los nuevos estudiantes aprendieron las nuevas armas físicas para poder controlar la tartamudez, para algunos era complicado usarlas, pero siempre mantuvieron su impulso y ganas de continuar. Al momento de decir sus nombres, cada uno de ellos se sintieron libres, cómodos; pues, nunca imaginaban que iban a poder decir no solo su nombre si no cosas básicas como su teléfono, dirección. Se pudo notar la gran satisfacción y alegría en sus rostros.

El día viernes se trabajó la parte psicológica del programa. Ese mismo día también se realizaron las llamadas para los nuevos estudiantes, sintieron emoción, alegría, pudieron conversar con otros graduados de diferentes países. Luego se realizaron llamadas a sus familiares, en donde se notaron algunas lágrimas, pero de felicidad porque sentían una inmensa satisfacción.

Llegó el día final, todos estábamos muy motivados. Se llevó a cabo el taller de Harrison, en donde pudieron expresarse libremente, saltar, brincar, bailar, exagerar con las armas físicas, fue muy cómodo para ellos. Después de ello a hablar en público y estar rodeado de muchas personas, cada uno tuvo la valentía de decir lo que durante años había guardado como un secreto, todos se sintieron libres, cómodos. Finalizamos con el cierre de padres, donde todos los papás se sintieron emocionados al ver a sus hijos poder hablar de manera más asertiva y efectiva.

Le agradezco a Alfredo González, por dictar otro maravilloso curso en Perú, así como a los graduados Deyvis Escalante y Renia Zevallos por haber apoyado al curso. Muchas felicidades a los nuevos graduados: Anderson Cabrero, Lender Aguilar, JeanPierre Santilán y Carlos Rondidel por su valentía de haber enfrentado este desafío, por ser muy valientes en continuar hacia delante siempre esforzándose y nunca rendirse.

Agradecimientos a Dave McGuire, por haber creado un programa con muchos valores, brindarnos las herramientas necesarias y enseñarnos que nuestra tartamudez no nos define, y somos capaces de superar obstáculos.

 

Katherine Auqui