Empezando el año con el pie derecho

Tensión en el cuerpo, sentimiento de culpa, vergüenza a tartamudear y miedo a expresarse son características que posee una persona que tiene esta condición. Hay días en los cuales hablar es una odisea, se vuelve algo complicado. La tartamudez no tiene cura, sólo control, actualmente no existe mucha información sobre el tema.

Aproximadamente, 73 millones de personas en el mundo tartamudean, de 4 hombres una mujer la padece. Es necesario concientizar a la sociedad para que exista un cambio y todos tengamos las mismas oportunidades.

El programa McGuire ofrece una opción tangible y real para controlar la tartamudez, ya que no tiene cura. Dicho curso se ofrece en 25 países del mundo y su fundador es el holandés Dave McGuire. Cabe destacar que es la comunidad más grande en el mundo de personas que tartamudean y que están en control de su habla.

Los cursos tienen un gran impacto en las personas que acuden, cambiando su vida en todos los aspectos, por lo tanto, es menester informar acerca de esta condición. Actualmente, no hay mucha información verídica, hace falta alzar la voz para que más personas puedan controlar su tartamudez. Con duración de 4 días intensivos la persona controla su tartamudez teniendo la opción de regresar a cursos posteriores.

Es relevante informar sobre la tartamudez en la sociedad para que en todos los rubros se observe como algo normal y así generar opciones de crecimiento educativo, laboral y personal para todo tipo de condiciones, no solamente la tartamudez.

Del 16 al 19 de enero del 2019 se presenció un curso en la ciudad de Mérida, Yucatán en México, en el Hotel Embajadores, donde un joven de 17 años de edad se armó de valentía para controlar su tartamudez, fue asesorado y acompañado por el director regional del programa en Latinoamérica, Alfredo González, en conjunto con varios graduados que asistieron al curso.

El nuevo estudiante habló sobre lo que ha sido para él tener la condición respondiendo a varias preguntas realizadas por el director regional. Los graduados, que son personas que tartamudean, presenciaron la apertura del curso y dieron un discurso para el valiente guerrero que comenzaba con su proceso para controlar su tartamudez.

Al término del curso en la plaza grande de la ciudad de Mérida pudo expresar su discurso utilizando sin miedo su voz en donde habló acerca de su experiencia y por primera vez dijo lo que en verdad deseaba decir. El evento fue cubierto por los periódicos “La Jornada Maya” y “Tribuna Campeche”. Todos los graduados que asistieron al curso de igual manera dieron su discurso final.

Después, se realizó el taller de familiares y amigos en donde dos graduados del programa internacional explicaron lo que se vio en el curso. Llego la hora para que el nuevo graduado diera su discurso a sus familiares y amigos que se percataron del esfuerzo que tuvo en los 4 días que duro el curso intensivo, y después, expresaron un emotivo mensaje por observar el control de su tartamudez.

Familiares de algunos graduados reconocieron el esfuerzo que han tenido en su proceso del habla en donde resaltaron la disciplina, tenacidad y entrega de cada uno de ellos. El curso finalizó con la entrega del diploma al nuevo integrante de la familia McGuire y una emotiva foto que se tomaron todos los graduados en compañía del director regional.

Para mayor información de las sedes de los cursos pueden contactaron a Alfredo González al número +52 (871) 131 8636 o pedir información por la fanpage de Facebook del Programa McGuire.