Derribando la barrera de la tartamudez en Torreón, México

McGuire es la comunidad más grande de personas que tartamudean y es impartida por gente que también tartamudea. El curso de Torreón, Coahuila fue realizado el 24 de abril al cual se integraron 2 nuevos estudiantes, un niño de 11 años y un muchacho de 28 años, de graduados era Jesús de Durango. A las 7 de la tarde se realizó la introducción para los nuevos donde se hicieron los primeros videos de los nuevos, donde se realizaron preguntas para poder ver ese mismo video el día sábado 28 de abril. Cenamos ese mismo día después de la introducción impartida por Alfredo González, Director del programa en Latinoamérica. Nos fuimos a descansar para poder empezar el curso con la mejor actitud el día jueves 25 de abril.

Desde la mañana del jueves se trabajó con las herramientas que nos da McGuire para poder enfrentar a la tartamudez, se practicó durante todo el día muy duro para poder entender las técnicas. Nuestro nombre fue lo que más pronunciamos y repetimos en cada ejercicio, ya que para algunas de las personas que tartamudean es algo difícil de decir en la vida diaria, se practicó alrededor de 2000 veces en todo el curso el nombre de cada integrante. El avance de los nuevos se vio en el primer día, al principio era un poco difícil para ellos ya que se les complicaba realizar la técnica.

A muchos les gusta el viernes porque es un día más relajado, pero con muchas cosas que aprender. En la noche de este mismo día; viernes 27 de abril, se realizó una de las cosas más difíciles para la gente con esta condición, llamadas a los graduados de diferentes partes del mundo y posteriormente a los familiares, es la parte más difícil y complicada para los nuevos, comenzando con una revelación y diciendo que están trabajando muy duro para superarla.

El último día del curso; sábado 28 de abril, a los nuevos les gustó mucho ya que dijeron que se sentían libres con su habla. La parte más bonita del curso fueron los discursos en público, fueron en la plaza mayor de Torreón donde se hace una revelación y se da una explicación de lo que han vivido o sobre la tartamudez. Regresando al taller tuvimos las últimas dos sesiones que fue para reforzar y a las 6 de la tarde vino lo último del curso, la explicación para los amigos y familia, fue impartida por mí; Jesús de Durango, donde se trató de explicar de las armas que te da McGuire, luego vinieron palabras de los familiares.

Yo como graduado, es mi tercer curso y me encanta regresar a curso, ya que refuerzas algunas cosas y es muy bonito poder compartir experiencias con gente que tartamudea y te entiende lo que vives. En la vida no hay límites, debemos de ser constantes para poder superar, aceptarnos y salir de nuestras zonas de confort. McGuire para mí cambio mi vida, fue algo maravilloso que después de tanto año pude encontrar.