Frank Loomans
Frank Loomans
The Netherlands

First Course:
Eindhoven, September 2009

Iniciando el 2012, empecé con la tarea de coordinador del programa McGuire en los Países Bajos. Organizo los cursos de McGuire y controlo todo lo que éstos involucran.

Tartamudeo desde la escuela primaria. Pronto me di cuenta que si mantenía mi boca cerrada y evitaba palabras y situaciones difíciles, podía ocultar mi tartamudez.

Eventualmente logré salirme con la mía durante mis días escolares. Más tarde, cuando fui a trabajar, podía ocultar mi tartamudez cada vez menos y luchaba por sobrellevar esto, así que decidí buscar ayuda.

En mi búsqueda de "deshacerme" de mi tartamudez, probé de todo: terapia de lenguaje, hipnoterapia y más. A veces un enfoque en particular me ayudaba por un tiempo, pero luego siempre volvía a mi antigüa manera de hablar.

En 2009 esto cambió cuando escuché a alguien muy entusiasmado y elocuente hablar sobre su participación en el Programa McGuire. Aunque estaba escéptico por mis anteriores experiencias decepcionantes con otras terapias, decidí darle una oportunidad a este programa.

Durante y especialmente después del curso, noté la diferencia: por primera vez en mi vida me sentí verdaderamente libre de decir lo que quería, como quería y cuando quería. ¡Esto me dio un sentimiento tan abrumador que rápido decidí hacerlo completamente!

Desde entonces, mi habla y desarrollo personal ganó impulso. No sólo he aprendido a vivir con mi tartamudez, sino que ahora me da gusto hablar. Además, ahora tengo una vida más positiva, asertiva y más libre.

Gracias al programa ahora sé lo que significa tomar responsabilidad y he llegado a comprender que tartamudear es más de lo que no solo puede provenir de las palabras. Así fue como descubrí que en mis años de comportamiento evasivo, mi tartamudez se mantuvo intacta. Esta ruptura de comportamiento profundamente arraigada y reemplazada por un nuevo comportamiento requiere tiempo y perseverancia y es parte del proceso hacia la elocuencia. Si continuas utilizando las posibilidades que ofrece el programa McGuire, estoy convencido de que la elocuencia es posible para todas las personas que tartamudean.