Peter Baade
Brisbane, Australia

First Course:
Brisbane 2000

Luché con la tartamudez desde que era pequeño. Las presentaciones orales en la escuela eran lo peor, junto con esas horribles memorias de pasar un minuto luchando para decir una palabra, para después darme cuenta que mi oyente no tenía idea de lo que acababa de decir. Después de mi primer curso del Programa McGuire en el 2000, tuve un aumento maravilloso de confianza. Podía hablar, ¡era libre! Sin embargo, esta libertad estaba basada en confianza, no en un entendimiento de cómo, y por qué, la técnica McGuire era efectiva. Eventualmente, esa confianza se fue, mi tartamudez regresó, y y la carga de ansiedad y culpa se hizo doble - odiaba tartamudear otra vez, y me sentía avergonzado que no podía usar esta técnica del habla. Esta carga se hizo muy grande, así que dejé de intentarlo. Viví mi vida, tuve muchas y muchas experiencias buenas en el trabajo, mi esposa maravillosa y cinco hijos, familia extendida y amigos, pero tenía una nube siempre presente de ansiedad asociada con mi lucha con la tartamudez.

En el 2016, las luchas y la ansiedad empeoraron, y recordé esos tiempos cuando en el Programa McGuire disfrutaba hablar. Eso fue lo que me motivó a regresar a un curso intensivo en el 2017. Los cambios clave en mi enfoque desde entonces han sido utilizar la increíble red de apoyo del Programa McGuire, disfrutar de hacer amistades con tantas personas con un vínculo en común, pero construir esas amistades más allá de la tartamudez en la vida. Todavía soy un trabajo en progreso, algunos días más que otros, pero he disfrutado muchos logros del habla en los últimos dos años, muchos que significaron enfrentar miedos tales como presentaciones en conferencias de ciencia nacionales, entrevistas en radio, convertirme en coach McGuire certificado e instructor de curso, y disfrutar al leerle a mis hijos y familia. Es una oportunidad que no tiene precio el compartir mis experiencias y errores, el ayudar a otros que están en el mismo camino.

Para alguien que lucha con la tartamudez y la ansiedad que ésta conlleva, no puedo recomendar a la comunidad McGuire lo suficiente.